Categorías
Autoconocimiento

El autoconocimiento según Krishnamurti

Jiddu Krishnamurti fue uno de los referentes espirituales más reconocidos de nuestra historia reciente. En este post, me adentro de manera breve en su mensaje y obra.

Jiddu Krishnamurti, rompiendo con (casi)todo

Este verano he aprovechado para descansar, algo raro en mí, y adentrarme en varias lecturas interesantes. Uno de los libros que he leído es La verdad primera y última, de Jiddu Krishnamurti.

Jiddu es uno de los últimos referentes espirituales de la historia ampliamente reconocidos como tal. Porque haberlos ha habido y hay muchos, pero pocos llegan al reconocimiento de Eckhart de Hochheim, Nisargadatta Maharaj, Nyaniponika Thera o Ramana Maharshi, por citar algunos ejemplos de distintas corrientes filosóficas orientales.

Una de las características que atrae a muchos occidentales, como es mi caso, al mensaje y obra de Jiddu Krishnamurti, es su decisión de romper con la ayuda de cualquier ideología, religión o figura de autoridad para poder realizar el proceso de autoconocimiento.

Es decir, según Krishnamurti, las ideas de cualquier tipo son impedimentos para la autorealización, y debemos liberarnos ellas si queremos, en algún momento, realizar lo que el suele llamar «la Verdad».

El fortalecimiento del «yo»

Esto tiene unas implicaciones profundas para cualquiera que esté interesad@ en el autoconocimiento. Según Krishnamurti, seguir la guía de cualquier referente, es repetir el pasado y así es imposible llegar a realizar la conciencia de unidad, el ahora intemporal, la mente grande o como lo queramos llamar. En occidente, tan egocéntricos como somos, lo solemos llamar «paz mental».

Es decir, y para que nos entendamos y hablemos claro, hacer uso del Eneagrama, del Reiki o de las enseñanzas budistas, zen o taoistas es repetir los pasos del pasado de otr@s y eso nunca te puede llevar al presente intemporal. Mientras estés en las ideas, los pensamientos, la mente inquieta y analizadora, no puede haber paz mental.

Lo mismo ocurre con los referentes espirituales: Si sigues a Borja Vilaseca, Eckhart Tolle, Deeprak Chopra, Sergi Torres u otr@, lo que estás haciendo es seguir en las ideas, el pasado, fortaleciendo el «yo» y las fronteras. De repente, existe una separación entre lo que eres y lo que quieres ser. Entre lo que haces y lo que te gustaría hacer. Entre los que siguen tal estrategia o gurú y los que no, etc.

Y, amig@ mí@, esto es algo que Krishnamurti te deja muy claro: mientras haya un «yo», hay sufrimiento. Otra cosa es que muchas personas estén dispuestas a mantener e incluso fortalecer ese «yo» porque creen que les da más alegrías que penas. Lo cual es muy lícito.

Tiempo de reflexión

La verdad, conocer la visión de Jiddu Krishnamurti me ha trastocado. Eso de ir de herramienta en herramienta, de sistema en sistema, de referente en referente, de marco mental en marco mental… Cambiando, ampliando miras, conocimientos, enfoques… Es justo lo que yo hacía. Tocado y hundido 🤣.

Según Jiddu, lo único que conseguimos con esto es sustituir una idea por otra, seguir queriendo ser lo que no somos, persiguiendo un ideal, una proyección de nuestro «yo», de nuestro pasado. Huyendo de lo que somos.

De momento, he modificado mi hábito de meditación y ahora estoy todo el tiempo que dura simplemente observando mis pensamientos y emociones, como él recomienda. Las técnicas de concentración en un objeto concreto o de visualización, lo que hacen es intentar forzar a la mente para que se centre en algo y descarte todo lo demás. Y esa separación, como toda separación, genera resistencia y fortalecimiento de un «yo» separado de todo lo demás. Y, por consiguiente, sufrimiento.

Pero hay mucho más en lo que dice Krishnamurti. De hecho, aunque no le he escuchado o leído dedirlo explícitamente, me da la impresión de que él no aboga por la meditación formal. Por la meditación en aislamiento. Así que es probable que no me quede sólo en ese cambio. Pero, sólo el hecho de planteármelo, ya fortalece la figura de un «yo»… Así que mejor dejo de darle al tarro 😅.

Conectemos

Tengo una newsletter, adicional al blog, donde comparto reflexiones más espontáneas, íntimas, directas y cortas. Si crees que puede ser de tu interés, te animo a suscribirte.

2 respuestas a «El autoconocimiento según Krishnamurti»

Me acaba de petar la cabeza y, por un momento, sentirme un poco perdida. Quizá se trate de eso 🙂
Me cae bien alguien que me dice: no te aferres a nada, ni siquiera a mí.
¿Paradoja? 😛

Jaja, si yo creo que cuestionarse cosas de manera sincera y honesta te lleva a estar un poco perdid@ a veces. Así que, quizás se trate de eso, como dices, aunque mejor que sólo sea temporal 😜.
Sobre lo de aferrarse, no creo que sea una paradoja, sino que más bien indica salud mental 😉. Yo opino exactamente igual.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *