Categorías
Desarrollo personal

Coach de coaches

El coaching ha experimentado un notable incremento de popularidad en los últimos años que se ha acelerado con el Covid-19. En este post analizo este fenómeno y sus consecuencias para profesionales y clientes.

El boom del coaching

Creo que casi tod@s nos hemos dado cuenta ya. Desde hace unos años, el mundo del coaching no hace más que crecer y crecer. El Covid-19, además, ha empujado a muchas personas a reinventarse por completo (encontrar un nuevo trabajo) o en parte (digitalizar sus productos/servicios). El boom del coaching ya está aquí.

La redes sociales hierven de publicaciones, stories, anécdotas, frases motivadoras, tips, ganchos comerciales y demás inventos que ponen a disposición del público en general est@s expert@s de diferentes materias. Entrenador@s del cuerpo y de la mente que buscan hacerse un hueco en, el aparentemente emergente, mercado del coaching, la mentoría y el asesoramiento.

¿Búrbuja o tendencia?

Como toda aparición disruptiva, es difícil saber si ha venido para quedarse o para engañar durante un tiempo a personas incautas (tanto coaches como clientes). No obstante, se puede percibir no sólo un incremento muy significativo de mentor@s al uso, sino también de mentores que enseñan a mentorear. Los coaches de coaches.

Multitud de cursos para convertirte en coach deportivo, del comportamiento, de la mente, del mundo empresarial… Algunos utilizando métodos tradicionales de enseñanzas (clases magistrales y grandes tochos a estudiar) y otros, en el otro extremo, dejando que sea el propio alumno/a el que desarrolle su potencia innato.

Unos, regidos por profesionales con título en el sector, otros, por personas autodidactas, y el resto, por personas que han hecho algún curso con el que han salido transformados, ilusionados y/o motivados. En este último caso, me ha sorprendido ver alumn@s que han hecho un curso para encontrar su propósito y que, sorprendetemente (al menos para mí), han hallado que su propósito es enseñar a otras personas a encontrar su propósito. Leer otra vez para entender el trabalenguas 😅.

Cambio de paradigma

No cabe duda de que estamos en época de cambios (o cambios de época según algun@s). El sistema financiero y económico no parece que vaya a aguantar mucho más, el ecológico tampoco y no paran de salir innovaciones tecnológicas que aspiran a darle una vuelta sustancial a nuestras vidas personales, familiares y profesionales.

Tampoco parece descabellado que estos cambios nos lleven a impulsar más si cabe el sector servicios y deshumanizar (o robotizar) el sector industrial. Es decir, que no parece mala idea que la gente trate de buscarse las habichuelas vendiendo su talento en lugar de su tiempo.

Ahora bien, ¿qué porcentaje de personas pueden dedicarse a enseñar? ¿Y a enseñar a aprender? ¿Y enseñar a aprender a aprender?  ¿De dónde saldrá el dinero para pagar a los coaches? ¿Y a los coaches de coaches?

Se habla mucho de que estos cambios tan impactantes (Covid-19 incluido) pueden hacer que nos replanteemos muchas cosas, que cuestionemos, que demos un salto como consciencia colectiva planetaria. Pero, no sé si… por miedo o por visceralidad… podríamos caer en las mismas trampas de siempre. Me da la impresión de que está más claro el qué va a pasar que el cómo lo vamos a gestionar. Y, si a nivel colectivo es difícil, a nivel individual, en muchos casos, todavía más.

Una última recomendación

No quiero hacer caer a nadie en la histeria, el miedo o la angustia. Ni en el prejuicio que lleva a la crítica por defecto. No ayudan a nada. Como he comentado, como mucho te pueden llevar a la impulsividad y la visceralidad. Las fórmulas que funcionan de verdad, funcionan tanto en días claros como oscuros. No me considero maratoniano. Más bien me gusta esprintar y descansar. Esprintar y descansar. Pero también he aprendido que es importante tener en cuenta tu día a día, tu semana a semana, tu año a año, para no caer en los extremos y gestionar tu energía de manera adecuada.

No es mi intención hacer una crítica sobre el coaching, y mucho menos sobre l@s coaches. Sean est@s experimentad@s o principiantes. Mucho menos teniendo en cuenta el contenido de este blog. Pero sí me gustaría hacer una advertencia de que, al igual de que hay influencias externas para no salir de la zona de confort y conformarte con algo que no te gusta, también las hay para lanzarte a una piscina que probablemente esta vacía o casi.

Mi recomendación: Templanza, astucia, paciencia. Haz lo que mejor sepas ahora y no te proyectes demasiado en el futuro. ¿Os acordáis de la crisis de 2008? Pocos la vieron venir. Pero había personas que los años anteriores a 2008 no se dejaron llevar por la propaganda y se decidieron a confiar sobre todo y ante todo en ellas mismas. Haciendo lo mejor que sabían y aprendiendo porque les motivaba. Desapegándose de los resultados, sabeedores de que esos dependen en parte de las circustancias externas. No así la actitud, la capacidad de estar bien con un@ mism@ o la determinación de desarrollar el mindset del aprendiz. Siempre motivad@ y gestionando, hasta donde le es posible y sin autoexigencias extremas, sus emociones, pensamientos y acciones para ganar en serenidad, fluidez y productividad.

Conectemos

Tengo una newsletter, adicional al blog, donde comparto reflexiones más espontáneas, íntimas, directas y cortas. Si crees que puede ser de tu interés, te animo a suscribirte.

2 respuestas a «Coach de coaches»

Tienes razón. Cada vez más se ven coaches de coaches y, resulta extraño, al menos a mí. Que alguien me enseñe a enseñar… a veces simplemente aprendes y surge, pero formarte
para enseñar me resulta extraño.
Pero he aprendido a cuestionarme y quizá esté siendo demasiado reticente a los cambios que están por venir.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *